Después de las predicciones del mono del Wall Street Journal, el índice Big Mac, los movimientos extremos que algunos emplean en la agricultura biodinámica, la física cuántica y las realizadas por el Gobierno de España, el FMI y la OCDE que según lo visto erraron un poco, uno ya no sabe a quién acudir para que le despejen el futuro de su empresa. La última adquisición ha sido el “Twitter mood predictions” de Johan Bollen ( http://arxiv.org/abs/1010.3003 ) que parece que es capaz de predecir con un acierto del 87,6% las subidas y bajadas diarias del Dow Jones Industrial Average siguiendo el estado de ánimo de los intervinientes en la red social Twitter. No ha llegado todavía a la versión española, pero no dudo que en breve dispondremos de el.

Existen múltiples métodos de pronosticar el futuro, los métodos de panel de expertos DELPHI, las matrices de impacto cruzado, la predicción tecnológica, los modelos econométricos, modelos probabilísticos,…etc., pero existen, a mi entender, dos variables en todos los modelos que son incontrolables. Una es la Variable Humana, estado de ánimo, preferencias, intereses,..  y la otra la Variable Desconocida, situaciones, elementos, hechos que no han sido descubiertos o ni tan siquiera planteados.  No es lo mismo pronosticar, prever que predecir, aunque el estado de ánimo de los usuarios de Twitter puede que ayude.

Recuperando el libro, ya histórico en gestión empresarial, con un titulo todavía vigente Competing for the future de Gary Hamel y C.K. Prahalad  ( http://hbr.org/1994/07/competing-for-the-future/ar/1 ) en el que plantearon la Regla 40/30/20. Según esta regla los directivos dedican un 40% de su tiempo a mirar al exterior de su empresa, de este tiempo solo un 30% lo dedican a mirar el futuro y es a corto plazo y de ese escaso tiempo que dedican a mirar el futuro solo un 20% lo dedican a elaborar una estrategia colectiva de futuro. El otro 80% lo dedican a mirar el futuro de su negocio, aisladamente¡¡¡. En consecuencia de media los directivos dedican menos del 3% de su tiempo a construir un escenario de futuro completo y corporativo de su negocio.

Aquel directivo que es capaz de dedicar más tiempo a visualizar un entorno, no aislado, de futuro para su empresa, teniendo en cuenta las dos variables mencionadas es obvio que estratégicamente tendrá una ventaja competitiva superior a aquel que no realiza estas técnicas prospectivas. Incluso si se equivoca. Y no solo eso, cualquier profesional debería dedicar mas tiempo a su propia empresa personal, o sea a sí mismo, en este tipo de análisis. Su carrera profesional y su vida le irán mejor.

“Nosotros no podemos resolver los problemas usando la mima forma de pensar que cuando los generamos”,  “la imaginación es más importante que el conocimiento” y “la única cosa realmente valiosa es la intuición” son algunas de las frases de Albert Einstein relativas a dos de las características, la intuición y la creatividad, que todo directivo tiene que desarrollar y que toda empresa debe buscar entre sus profesionales como forma de talento diferencial. Estas habilidades, difícilmente asimilables por los sistemas de predicción usados, son intrínsecas al ser humano y minimizan las Variables Humana y Desconocida. Son competencias que toda empresa y organización  deben exigir a sus directivos si no tienen una visión cortoplacista y quieren ser los jugadores de futuro.

Como expone Gary Hamel en su último libro The Future Of Management, el management que conocemos esta anticuado, no le ha prestado suficiente atención a la creatividad y a la intuición. Es el que ha permitido que un directivo pudiese ir saltando de empresa y de sector, ya que las formas de gestión e indicadores han sido las mismas para todas ellas. Las empresas querian directivos que gestionasen sus negocios, ahora el entorno requiere que los creen y evolucionen constantemente. Era el management que han enlatado en los MBA de todas las escuelas de negocio, pero que en el futuro deberán cambiar si quieren preparar directivos del siglo XXI.

Por último, como directivos profesionales no apliquéis el Método del 50% para aparentar ser los managers del siglo XXI, haciendo partícipes a 1000 clientes/directivos de tus predicciones, indicando al 50% que una acción, una materia prima o el mercado inmobiliario bajara y al otro 50% que subirá. Sea lo que sea, acertaras con 500 clientes/directivos y dado que puedan pensar que ha sido suerte, vuelvas a repetir esta acción dos o tres veces mas, al final, como mínimo, contaras con un grupo de seguidores fieles que estarán ansiosos por tu visión estratégica futurista y tus predicciones. Pero ten en cuenta que cuando busques un cambio en tu carrera profesional el headhunter que te entreviste no estará entre ellos,…aunque uses Twitter

¿Es posible predecir el futuro de nuestro negocio

con Twitter?


Post navigation