Uf… que vuelta de vacaciones, llevo días sin dormir bien,  y es que empiezo a tener pesadillas en pesetas en lugar de sueños en euros, terrorífico, qué tiempos aquellos y que visión actual:

una bolsa que da miedo, donde los grandes y pequeños patrimonios han perdido todo lo que habían recuperado desde el 2009,

una reforma de la constitución realizada a la carrera y con los lobos mordiendo, por qué será?

un estado griego que no sabe si pagara, aunque diga que si, lo que produce que quien tenga deuda emitida por nuestras autonomías se haya puesto a temblar,  ya no digo quien tenga deuda griega,….

unos Estados Unidos que han acordado un techo de endeudamiento in extremis, ya no sabian a quien pedirle mas, con una China que les está preparando un estrangulamiento financiero, si antes no se auto estrangulan ellos, con lo que no hará falta que hablen ni de ejércitos ni de derechos humanos,

un declive del crecimiento alemán y francés que va a producir brotes rojos, los verdes ya ni se ven, con nuevos incumplimientos en las predicciones de crecimiento del PIB,

una vuelta a cuestionar la solvencia de algunas entidades financieras, no entiendo que una cosa tan obvia se les hubiese olvidado, salvo porque piensen que los agentes económicos individuales no tienen ni memoria ni inteligencia,

una nación que tiene más de 130 periódicos, algo exagerado y que sin contar con las televisiones y las radios debemos ser el país con mas lectores del mundo y mejor informados, ¿…será por eso?,

una tasa de paro que mal que nos pese se va a ir a tasas cercanas al 24%

una modificación legislativa definitiva de las pensiones mediante una la ley publicada de tapadillo y con un titulo confuso, ¿alguien ha leído alguna referencia, en esos 130 periódicos, respecto al recorte en derechos sociales mas importante de los últimos 20 años?,

En definitiva más valía no haberse ido de vacaciones porque estamos bastante peor que en julio y el tiempo corre. Con este panorama uno se puede convertir en un indignado, pero sin nublarse demasiado para que pueda poner en práctica lo siguiente:

  • Buscar nuevas oportunidades. Olvídate de lo que has hecho hasta ahora y vuelve a empezar.
  • No esperes que nadie, nadie, en especial el estado, nos arregle nuestra economía o negocios. Somos cada uno quienes nos debemos sobreponer sin buscar ayuda.
  • Prepárate para asumir los retos que nos vienen encima. Esto no ha pasado todavía y parece que va a ser peor.
  • Ten liquidez, si puedes, para que cuando tengas lo que buscas en el primer punto no dependas de nadie. En especial de una entidad financiera.

Dentro de unos años nos preguntaremos que estábamos haciendo en septiembre de 2011 y porque no lo evitamos.

AQUEL SEPTIEMBRE DE 2011

Post navigation


2 thoughts on “AQUEL SEPTIEMBRE DE 2011

  1. «Aquel setiembre de 2011» nos permitirá recordarlo a nuestros nietos como cuando nuestros abuelos nos contaban sus batallitas de la guerra.
    La verdad es que el patio está ligeramente revuelto, Grecia con su deuda, España con su prima de ruiego, Estados Unidos que van camino de su «harakiri» particular, etc…….
    Lo que si tengo claro es que las oportunidades están pululando por aquí, cerca de nuestras manos y que únicamente nosotros debemos ser capaces de atraparlas.
    Los aprendido anteriormente no va a servirnos como referencia para nuestros actos futuros (¿a quíen le suena esta frase?).
    Personal/profesionalmente he pasado por actuar como Interim Manager, promotor de un par de webs de ecomerze y actualmente estoy preparando el lanzamientos a mercados internacionales de empresas agropecuarias catalanas. Todo un reto para mí.

  2. Opino que algunos negocios si funcionan y si sirven actualmente y en un futuro proximo, pero nos habíamos acostumbrado a ganar mucho y no reparábamos en los costes. Personalmente creo que la clave en muchas empresas es saber donde reducir costes por pequeños que pudan parecer y aprovechar la ocasión de complementar los ingresos con pequeñas ventas de productos atípicos o complementarios a la actividad principal.
    Estos años atrás nos hemos acostumbrado a ventas fuertes con amplios márgenes. Ahora toca de nuevo tener en cuenta los céntimos.

Comments are closed.