Me remito al libro clásico “Ver lo evidente” de Erich Joachimsthaler    http://www.vivaldiblog.com  que nos decía que después de muchos años de trabajo y experiencia, sea cual sea el tamaño del mercado  o tipo de la organización y compañía, las más brillantes, mejores e inigualables oportunidades para el crecimiento están, ahí, ante nuestros ojos pero con frecuencia no podemos verlas o no las aprovechamos. Para ello hay que abandonar y descartar los supuestos más habituales y prácticas de gestión de hoy en día, centrándose en el modelo de anticipación de la demanda y el crecimiento (DIG, demand-first, innovation and growth).

Hasta aquí parece fácil, pero lo que veo es que, actualmente y por desgracia, la mayoría de los gestores tenemos miedo de ver lo evidente y nos sumergimos en los dogmas asumidos y en muchos casos dentro de la ortodoxia del management. La consecuencia  es que existe un déficit evidente de nuevas ideas y proyectos. ¿Por qué?, porque la mayoría enfocamos el mercado y los negocios de la misma manera, como debe ser y se espera de nosotros.

El problema es que la generación de ideas y las formas de gestionar negocios no son diferenciales con lo que la búsqueda de oportunidades se realiza de manera homogénea. Aplicar el modelo DIG requiere un forma conceptual de gestión diferente a la que aplican la mayoría de compañías. Para poder anticiparnos a la demanda, hay que entender que actualmente no es dimensional, ni siquiera lineal sino que la misma es individual, y de difícil agrupación. El factor individual de cada agente en la demanda tiene una importancia  crítica  que, según mi opinión, no existía cuando en el 2007 se escribió “Ver lo evidente” en la que en gran medida se podía agregar. Por ello hace aún más difícil aplicar ese modelo. Este concepto individual de la demanda, ya sean personas o empresas, requiere por si solo un análisis exclusivo que espero realizar en el futuro.

Aquel que quiera adentrarse en la gestión de los próximos años debe aprender a gobernar y visualizar Cisnes Negros, definidos por Nassim Taleb  http://www.youtube.com/watch?v=BDbuJtAiABA como hechos improbables con impacto extremo y que la ortodoxia no es capaz de prever, pero sí de explicar y encajar a posteriori en ella. La teoría de Los Cisnes Negros toma su nombre de la premisa existente antes del descubrimiento de Australia de que todos los cisnes eran blancos. A lo largo de los siglos ha habido muchos Cisnes Negros, pero en mi opinión este concepto individual que está adquiriendo la demanda hace que la aparición de Cisnes Negros se multiplique.

En definitiva, pensando cómo piensan todos los agentes del mercado, y más en la actual situación económica nacional e internacional, no lleva a ninguna parte y tampoco te permitirá vislumbrar la avalancha de Cisnes Negros que se nos avecina. Hay que ser como Peter Pan ver el mundo con los ojos de un niño, sin los prejuicios que la ortodoxia nos enseña y con la amplitud de miras necesaria para ver lo evidente de forma que seamos capaces de hacer como el Nils Holgersson de Selma Lagerlöf  http://digital.library.upenn.edu/women/lagerlof/nils/nils.html  y cabalgar los Cisnes Negros a través del mundo. Sino continuaremos preguntándonos porque no hay mas ideas, emprendedores y proyectos.

Share:
    El Cisne Negro de Peter Pan y el modelo DIG

    Post navigation


    3 thoughts on “El Cisne Negro de Peter Pan y el modelo DIG

    1. En relación a este artículo, que si bien es importante no tener prejuicios y mirar con amplitud de miras, para mi es mucho más importante aplicar el ”sentido común” a todos los niveles y en cualquier entorno.

      En un mundo que avanza tan rápidamente, en que el corto plazo ha vencido el largo plazo, en el cual no existe tiempo ni para pararse a pensar, en que lo fantástico supera lo real… hemos perdido el mayor de los sentidos, el ”sentido común”, hemos perdido la perspectiva de las cosas, el equilibrio e incluso la razón.

      Con esto, no quiero basarme como decía René Descartes en tener un sano juicio, sino además en aplicarlo bien.

      Se ha perdido el buen sentido, la sensatez, la capacidad de juzgar sin cometer imprudencias. Así no podemos avanzar.

      Es verdad, hay mucha sabiduría, de hecho cada día se potencia más la formación, la preparación, pero ¿¿qué ha pasado con los conocimientos para enfrentarse a la vida??

      ¿¿Que ha pasado para que hagamos del problema más simple, el problema más complejo??

      Creo que no vamos en buena dirección en general y que si esto no cambia la libertad se convertirá en un mito, porque seremos cautivos de un mundo donde lo importante es lo grande, el poder, el dinero y perderemos nuestros valores más esenciales, reduciendo todos los ideales a ganar más.

    2. Desgraciadamente y aunque se intente aparentar otra cosa, el dinero y todo lo que engloba (éxito, poder, competitividad), es lo único que hoy interesa.

      Haría falta potenciar valores como la sencillez y la humildad para empezar a cambiar el estado de las cosas.

    3. Marga, yo creo que es precisamente el sentido común el que nos impide identificar, que no ver, a los cisnes negros de Felipe.
      Me explico. Buscando el significado de sentido común, la primera definición que me aparece es la siguiente:
      “El sentido común es lo que la gente piensa a nivel general sobre un tema en particular. Es un acuerdo natural de las personas sobre algo”.
      Por lo tanto, el sentido común es, inevitablemente, una opinión y unos valores convencionales.
      La definición de innovar es “alterar las cosas introduciendo novedades”.
      Para innovar y ver cisnes negros resulta imprescindible abstraerse de lo común y preestablecido para poder ver más allá, con la necesaria amplitud de miras que comentábais.
      Es cierto que la formación cada vez tiene más importancia. La competencia y la inquietud se han multiplicado. Pero deberíamos asegurarnos -y aquí entraríamos en otro debate- si la formación que recibimos es adecuada. ¿nos enseñan los conceptos o nos ayudan a entenderlos? ¿Nos dan el pescado o nos ayudan a utilizar la caña? Creo que la educación española es muy deficitaria en este sentido. En mi opinión no nos enseñan a razonar lo suficiente, y esto se traduce en hacer siempre lo que nos han enseñado sin preguntarnos el porqué de las cosas. Y si no nos preguntamos el porqué, resulta difícil poderlas mejorar.
      En este sentido creo que la formación puede ser una arma de doble filo.
      Que nadie entienda que reniego del sentido común y de la formación! No soy partidario de vivir en un mundo caótico y anárquico, pero pienso que es importante saber discernir y escojer lo que verdaderamente interesa, y no aceptar las cosas por el simple hecho de que estén preestablecidas.
      Deberíamos ser capaces de poner en duda todas las afirmaciones que nos llegan para, de este modo, esforzarnos a entenderlas.
      Te preguntabas Marga qué ha pasado para que nos guste tanto complicarnos la vida. Creo que es la sociedad del bienestar la que nos ha llevado a esto. Algunos lo hemos tenido todo muy fácil y hemos dejado de lado la cultura del esfuerzo. Quizás nos vendrá bien esta crisis en la que estamos inmersos para darnos cuenta de lo que cuestan las cosas y podamos reestablecer unos valores que hemos ido perdiendo de forma exponencial.
      Para terminar, al igual que Felipe, siempre he pensado que las oportunidades están delante nuestro, al alcance de nuestras manos, y que tan sólo necesitamos valentía para cojerlas. Todavía a día de hoy no sé si esta afirmación es realmente cierta o simplemente nace de la esperanza y el optimismo. De lo que no hay duda es que nadie ha dicho que sea fácil sacarse la venda para vislumbrarlas nítidamente.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *