imageQué poca duda existe en la gestión empresarial. Sí que existe el planteamiento de la duda en la toma de decisiones, pero dentro de los dogmas económicos establecidos. Es más, en este caso, es lo habitual y lo que te recomiendan si quieres ser catalogado como buen directivo,…siempre que aciertes, claro está. Si te sales de los límites económicos dogmáticos del management, no existes. Abundan los directivo que no deciden, los que dejan que los acontecimientos decidan por el. Son los reyes de los engranajes alienantes de la macroeconomía. Entonces, no es de extrañar que el directivo escéptico y antidogamatico, apenas se vislumbre.En esta línea, está claro que me interesa lo raro, lo único. Me interesa el directivo escéptico. Ese que es muy difícil de encontrar ya que en el mundo empresarial, el directivo escéptico, se asimila, confunde, al pesimista o al poco involucrado ya que no sigue la ortodoxia de la gestión empresarial. Ya no digo si se concretiza en la cultura de una única empresa. Por ello, este directivo, inteligente el, se camufla. Es invisible. Es lógico con esta dinámica, no quiere que se le confunda con ese directivo cuestionador, negativo, que confunde el concepto filosófico del escepticismo con el bloqueador que presume que cualquier decisión tomada por otro directivo que no sea el es errónea. Que no aporta y que es un seguidor. El buen directivo escéptico, si lo es de verdad, ve escenarios inimaginables para el resto que surgen de las propias dudas de su razonamiento.image

Un directivo escéptico, pues, construye desde la misma duda, ya que debe encontrar en ese mismo momento que duda, alternativas que justifiquen esa duda, construyendo visiones estratégicas alternativas. Un negador no es un escéptico económico, abunda el directivo negador que no ofrece opciones de mejora a lo que niega. Un escéptico económico en el mundo del management es alguien, que en principio, debe seguir el principio de Ockham y no multiplicar la incertidumbre por el hecho de mantener su puesto, seguir la ortodoxia establecida o por desconocimiento de alternativas. Al final un directivo no es un líder, debe ser un optimizador. Es decir, debe reducir las dudas por el mismo planteadas hasta obtener el óptimo de su gestión empresarial.

Processed with MOLDIV

El directivo optimizador, es la perfección del directivo escéptico. Este puede ser líder o no en función de los factores a gestionar, entendiendo que la ortodoxia en management entiende al líder como un gestor genuino e inmejorable de personas. Algo obsoleto en un mundo no muy lejano, digital, robótico y automatizado. (Por favor respetar el copyright de este axioma o pensamiento)

Es pues, en mi opinión, que para llegar a ser un DIRECTIVO OPTIMIZADOR debes aplicar principios de escepticismo económico a tu pensamiento y estrategia de desarrollo. Algo que no te enseñan, actualmente, en absolutamente ninguna universidad o escuela de negocio del mundo. Piensa que en el año 2050 es lo que demandarán los agentes económicos. Que no me atrevo a denominar empresas.

Share:
    EL DIRECTIVO OPTIMIZADOR. AÑO 2050 d.c.

    Post navigation


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *