Alfredo Sáenz, consejero delegado de Santander, es de esos banqueros a quien le dejarías el dinero porque transmite confianza en que te devolverá el dinero que le has dejado  y además con intereses.  En la conferencia, del pasado 12 de mayo en la escuela de negocios Esade, le he visto seguro, con aplomo, al final de su intervención fue franco y hablo de forma clara.

A modo de ejemplo:

Los bancos no son ONGs y si ven problemas para recuperar la deuda no prestan. Lo mismo para los emprendedores, si no hay garantías tampoco prestan.

Gracias a la crisis ha aumentado la productividad ya que ha salido del mercado laboral la mano de obra menos productiva y cualificada. Lo que se ha destruido hasta ahora en España es empleo basura.

En la primera fase de su intervención desgrano los motivos que provocaron la actual crisis, siendo el principal factor la política de tipos de interés bajo aplicada por las economías occidentales, incluso en periodos de crecimiento económico. Esto propicio el excesivo apalancamiento financiero tanto del sector privado como del público. España, UK y USA, entre otros, gastando más de lo que podían permitirse, y China más Japón financiaban este gasto. Al final esta dinámica se rompió ya que existía un sobreendeudamiento que no estaba avalado por el valor de los  activos que poseían el sector publico ni el privado, siendo uno de los detonantes de esta situación el asunto de las hipotecas subprime.

En una segunda fase entro en materia y paso a describir los falsos mitos que han rodeado a la banca durante la crisis:

Mito 1: Los Bancos no quieren prestar. Según expreso clara y tajantemente esto es falso. Se presta menos porque hay menos demanda solvente. Hay menos oportunidades de inversión con lo que se requiere menos financiación. La rentabilidad de las empresas  es baja por lo que baja el límite de la capacidad de retorno de las mismas.

Mito 2: Lo que se necesita para salir de la crisis es más crédito y más apalancamiento. Totalmente falso, lo que necesita el sector privado menos crédito. Existe un sobredimensionamiento tanto de deuda como de la capacidad productiva de las empresas. Estas tienen que reducir drásticamente su apalancamiento y sanearse.

Mito 3: Hay que obligar a los bancos a dar más préstamos.  Esto es muy peligroso, los bancos no tienen incentivos para prestar. Volvió a insistir en que mucha de la demanda de créditos que hay no tiene capacidad de retorno, es decir no es solvente.

Mito 4: Los Bancos se aprovechan de la situación endureciendo las condiciones. Esto no es así, las condiciones de los préstamos reflejan las condiciones del mercado mayorista que cada vez son más restrictivas.

Respecto al sector financiero afirmo que para animarlo hay que:

Obtener condiciones de financiación mayorista mas liquidas y en mejores condiciones.

Hacer que los balances estén más saneados y obtengan mejores ratings.

Evitar Crowding Out, el sector publico no puede competir con el privado en temas de financiación.

Regulaciones más favorables. Si un banco no cumple y debe quebrar, lo debe hacer. El gobierno no tiene que ayudarlo. Ahora bien tienen que existir los mecanismos para que se pueda desguazar un banco problemático de forma ordenada.

Finalmente describió la estrategia de Santander, un modelo planteado alrededor de la oficina bancaria que opera con eficiencia tecnológica y de operaciones. Basada en un balance solido y en una gestión activa de la cartera de negocios. Todo ello para mantener una diversificación geográfica y de producto pero en mercados que les permita obtener una masa crítica de clientes importante con un fuerte énfasis en la banca comercial. Desinvertirán en compañías de seguros, para pasar a ser un mero distribuidor y atentos a USA que lo ponen como un mercado objetivo prioritario.

La crisis desde el Banco Santander

Post navigation