En el avión he estado ojeando las típicas revistas de Fashion and Luxury . Me  ha quedado una sensación de que no vamos bien, que el camino que enseñamos no es el bueno.  No es que  estas revistas no estén bien o lo que vendan o propongan sea inadecuado o fuera de lugar en los tiempos que corren. Lo malo es que se tome como un modelo de vida, eso es lo que preocupa. Por ello me ha venido a la mente una conferencia de Bernardo Kliksberg.

Hablamos mucho de la Responsabilidad Social Corporativa  (RSC) de las empresas, las mas  tienen meramente una visión táctica y marketiniana  de la RSC, mientras que las menos tienen una visión estratégica de la RSC y su propia misión empresarial consiste en ser socialmente activos. Pero hablamos muy poco de esta misma RSC aplicada a los directivos de las compañías.

A pesar de ello, últimamente se habla mucho de los valores y la ética que han de mover a los directivos. De hecho, es un buen síntoma que el actual deán de la Harvard Business School, nombrado hace unos meses, sea  Nitin Nohria  promotor durante más de dos décadas de una gestión de negocios ética y responsable. En su nombramiento dijo  que “La confianza de la sociedad en las empresas ha sido alterada y mi esperanza es que en HBS ayudemos a restaurar esta confianza  en las empresas y en la enseñanza  que se imparte en las escuelas de negocios”. En clara alusión a las prácticas de codicia extrema  que muchos directivos que habían pasado por las aulas de las mejores escuelas de negocios habían aplicado en los últimos años.

Pues bien, aquí van 6 problemas acuciantes planteados por Kliksberg para que los directivos los tengamos presentes  y dentro de nuestras competencias, concienciarnos e intentar resolverlos, aplicando una especie de Responsabilidad Social Directiva, que dependerá únicamente de nuestra actitud en la vida y de nuestra forma de gestionar.

  • Inexplicable Hambruna

Es inexplicable porque tenemos los medios para evitarla, pero en 2009 la población hambrienta se acerca a los 100 millones de personas y 1020 millones tienen carencias alimenticias.

Latinoamérica produce anualmente la comida necesaria para alimentar 3 veces a su población, unos 550 millones de habitantes,  pero aun así el 16% de los niños están malnutridos.

  • Agua Potable

Teniendo en cuenta, en promedio, que una persona necesita alrededor de 20 litros de agua diaria, los europeos necesitamos 200 litros y los americanos 400 litros. Mientras tanto 900 millones de personas no disponen de agua potable, 2600 millones no disponen de instalaciones sanitarias adecuadas y el 17% de la población mundial no tiene ni baños, ni letrinas.

  • Trabajo Infantil

Según UNICEF  alrededor de 346 millones de niños y niñas son sujetos de explotación infantil en el planeta y al menos tres cuartas partes (171 millones) lo hacen en condiciones o situaciones de peligro. El 70% de los niños y niñas trabajadores del mundo lo hacen en el sector de la agricultura.

Por otra parte más de 50 países reclutan a menores de 18 años y los arman para la guerra.

  • Déficit de Educación

121 millones de niños no van a la escuela. En el mundo en vias de desarrollo solo el 43 % de los niños van a la escuela secundaria.

Solo en Latinoamérica 6 millones de niños no finalizan la escuela primaria.

  • Cambio Climático

La tasa de Vulnerabilidad para los pobres es 80 veces más alta que para los habitantes de países ricos, como se ha podido comprobar en Haití hace poco o con el huracán Mitch en 1998, en Nicaragua y Honduras, que dejó cerca de 1.2 millones de personas afectadas directamente, entre ellos muertos y desaparecidos, con pérdidas cercanas a los 8.5 mil millones de dólares. 

Anualmente 50 millones de personas están obligadas a emigrar por causas derivadas del cambio climático en sus regiones de origen.

  • Asimetrías Profundas

El 10% de la población mundial más rica acaparan el 85% del capital mundial y el 50% más pobre solo ostentan el 1% de esta riqueza.

La población esta emigrando a las ciudades. En el 2008 la mitad de la población vivía ya en ciudades.

Resumiendo, queda mucho por hacer y desde nuestras posiciones en las empresas con nuestras decisiones y actitudes podemos  cambiar estas situaciones que desequilibran el mundo. Alguien puede pensar que desde las mismas no podemos mejorar los anteriores puntos, no es cierto. Cada uno puede actuar en consecuencia, desde adoptar políticas ecuánimes de contratación de proveedores, pasando por la propia concienciación de su entorno respecto a estas problemáticas, hasta llegar, por ejemplo, a la implantación de programas de ayuda y formación para jóvenes en países en vías de desarrollo.

La Responsabilidad Social Directiva (RSD) está en línea con los valores personales y profesionales que buscan maximizar el resultado de las compañías que gestionamos y a la vez mejorar la vida y la situación de las personas en toda su extensión.

Responsabilidad Social Directiva. ¿Qué mundo queremos para nuestros hijos?

Post navigation


4 thoughts on “Responsabilidad Social Directiva. ¿Qué mundo queremos para nuestros hijos?

  1. Interesante reflexión aunque según mi punto de vista poco factible.
    Si bien es cierto que las desigualdades en el mundo son un problema de necesaria solución, dudo de la capacidad de los directivos para tomar decisiones encaminadas a mejorar las condiciones vitales de los más desfavorecidos.
    Por todos es sabido que en las empresas occidentales, dominadas por un management anglosajón, lo que más prima es la voluntad del accionista. Y éste quiere beneficios para su bolsillo. ¿Tiene el directivo la facultad de utilizar recursos de la compañía para destinarlos a acciones sociales? Creo que, por regla general, los accionistas que vieran reducido el beneficio de la empresa y por ende, sus dividendos, no estarían muy contentos con el directivo que ellos designaron. Otra cosa fuere que estas acciones tuvieran, como apuntaba el autor del blog, un sentido de márketing que posteriormente tuvieran un impacto positivo en la cuenta de resultados de la empresa.
    Es una cuestión cultural. Creo que fue el nobel Milton Friedman quien hablaba de las diferencias entre el modelo de gestión anglosajón y del japonés. Del primero decía, cómo comentaba antes, que está basado en la voluntad de los shareholders (accionistas), «el beneficio es lo que cuenta». Del segundo decía que es un modelo orientado a conseguir beneficios para los stakeholders, es decir todos los agentes que intervienen en la empresa: tanto los propios accionistas, como los trabajadores, como los proveedores, etc. Un modelo más encarado a conseguir beneficios sociales.
    Creo que el modelo japonés es un buen punto de partida para ir en la dirección que apuntaba el sr. Santiago. Creo que primero de todo habría que dar un giro de 180 grados en nuestra cultura de gestión, empezar a tomar conciencia de la necesidad de hacer más partícipes a todos los componentes de la empresa, de ello se extraerán unos beneficios que repercutirán en un mayor convencimiento de la sociedad para asumir un estilo de vida menos materialista, menos egoísta y menos codicioso, que asuma unos valores de solidaridad, compañerismo y ayuda a nuestros iguales.
    El cambio cultural es necesario para reducir las distancias y las desigualdades entre unos y otros.
    La situación coyuntural actual de crisis ha dejado de lado todo este tipo de debates. Por esto me parece digno de elogio que haya gente que no desista de aportar su granito de arena para seguir intentando erradicar la pobreza y las desigualdades sociales.
    Por otro lado, creo que el autor se refería a la Responsabilidad Social Directiva no tan sólo como a las políticas que puedan aplicar los directivos de las empresas en pos de conseguir mayores beneficios sociales, sino también al ejemplo que desde su posición pueden dar a sus trabajadores y al mundo en general con su comportamiento fuera y dentro de la empresa .
    Por lo tanto, en mi opinión, podemos considerar éste artículo cómo un buen ejemplo de éste nuevo concepto denominado RSD.

  2. Alvar, el concepto de Responsabilidad Social Corporativa es un concepto tradicional y ampliamente difundido. Para mi es un concepto un tanto mediatizado y utilizado, tu apuntas varias de las razones. Soy un fuerte defensor de la libertad individual y de que las cosas suceden porque nosotros hemos participado en ellas. Por ello el termino Responsabilidad Social Directiva es para mi mas acertado. Un directivo no se puede escudar en la compañia, sus decisiones son suyas y de nadie más. Su responsabilidad social es plena, puede ocurrrir que en determinadas partes del tablero emprearial debas seguir unas pautas, pero en otras y en su propia vida personal puede adoptar decisiones, que no conductas, que ayuden a elminar las diferencias que comentaba en el post. Todos somos responsables, por decidir lo que hacemos y por vivir en una sociedad que produce estas desigualdades. El primer paso para cambiar o actuar es ser consciente de ello.

  3. La llamemos como la llamemos yo creo que tiene que ser buena. Todo aquel comportamiento que tenga como fin hacer el bien a los demás tiene que ser positivo.
    Ahora bien, y aquí soy más pesimista, hasta que punto las empresas tienen los deberes hechos dentro como para empezar a hacer los de fuera. Me resulta chocante que algunas de las empresas tan SOCIALMENTE RESPONSABLES, no siempre sean capaces de practicar algunos de esos valores que predican con sus propios trabajadores.

    Buen artículo.

  4. Esas son las manifestaciones,pero necesitamos cambiar el origen de nuestros problemas la perdida de valores, eticos y morales de los individuos, la formacion y educacion de nuestros hijos dentro del seno familiar.

Comments are closed.