Hay algo que no estamos haciendo bien y que tenemos que cambiar. Puede que mi procedencia del sector servicios y de la venta de conocimiento me decante sin ninguna duda hacia al lado SOFT, y es hacia donde creo que tenemos que apostar en España sin dilación. Respecto al HARD ya hay países que lo hacen mejor que nosotros,…que os voy a contar. Pero sin dudar del efecto multiplicador que genera en la economía el gasto público en infraestructuras, entiendo el mismo como cortoplacista o si se quiere medioplacista. Me consta, asimismo, que esta visión por ser más inmediata en cuanto a beneficios en la actividad económica es utilizada por los gobiernos como elemento dinamizador de la economía, sino véase el plan de estímulo económico en infraestructuras planteado por el presidente Barak Obama, que exige un gasto inicial de 50.000 millones de dólares para la renovación de autopistas, vías férreas y aeropuertos. Los expertos en España cifran este multiplicador entre 0,5 y 1 por cada euro de gasto público en infraestructuras y en 18 nuevos empleados directos e indirectos por cada millón de euros invertido.

Digo lo anterior porque creo que está bien y es acertado. España es el país de la Unión Europea con mas kilómetros de autovías y vías de gran capacidad, además con la inauguración de la línea del AVE Madrid – Valencia nos convertimos en el primer país del mundo en líneas de alta velocidad en servicio. Nos ha ido bien, nuestras constructoras licitan a nivel mundial y ganan concursos, felicitémonos. Pero también somos el país con mayor porcentaje de parados y lo más preocupante es que el énfasis en el corto plazo y en las oportunidades pérdidas lastra la posición de nuestro país en el futuro.

Un país es lo que saben sus ciudadanos, lo que tienen y la forma en que se multiplican ambas cosas para crecer y/o desarrollarse. Por desgracia en España parece ser que no hemos apostado por lo esencial de esta ecuación que es el conocimiento, el saber. En el último ranking de Universidades del Mundo 2010  (http://www.arwu.org) no aparece colocada ninguna universidad española entre las 200 primeras, la primera es la Universidad Autónoma de Madrid en el puesto 201 y en el ranking elaborado por CSIC (http://www.webometrics.info/) de julio 2010, no aparece ninguna universidad española hasta la posición 147, la Universidad Complutense de Madrid.

No sé qué pensareis, pero son datos que nos deberían poner los pelos de punta. Hay muchas y muy buenas iniciativas, algunas lanzadas desde el sector privado y otras desde el público, pero la educación de nivel y calidad, como un bien universal debe estar al alcance de todo el mundo. Son los gobernantes que piensan en el siglo XXII los obligados a tomar las decisiones que permitan que la educación sea un valor diferencial. Está bien tener las mejores infraestructuras de Europa pero estaría mejor tener las mejores universidades del mundo.

El saber y la educación, en definitiva el conocimiento, es un factor que iguala a la sociedad, si una elite se puede permitir acceder a una determinada educación, universidad o escuela de negocios mientras que el resto no puede, convertimos a la sociedad en endogámica y con pocos visos de que el futuro sea de muchos sino de unos pocos.

Si de verdad nuestros políticos quieren que nuestro país este en el panorama mundial en el siglo XXII están obligados a apostar por la educación y el conocimiento. No quiero que prometan más autopistas, quiero que prometan que todas las universidades españolas estarán entre las 250 mejores del mundo en el próximo decenio, si es que en ese momento todavía se forma con este método y que el acceso a las mismas será igualitario para todo el mundo. Quiero + SOFT y – HARD. Si se hace, el sencillo multiplicador anterior hará que España sea un referente mundial por lo que debe ser y no por lo que gasta y aprende con ello.

+ SOFT y – HARD = FUTURO

Post navigation